Share with your friends










Enviar
  • es
  • it
Octubre 19, 2016 at 9:04 pm

Qué ropa ponerse para hacer el Transiberiano

Qué ropa ponerse para hacer el Transiberiano

Cómo viajar por Rusia en invierno sin morir en el intento

Preparar la mochila para viajar a Rusia en invierno fue sinónimo de unos cuantos dolores de cabeza y me tomó más tiempo de lo habitual. La información en Internet no siempre coincidía y la verdad es que no tenía ganas de llegar a Moscú a mediados de enero sin estar listo para aguantar su clima. Por eso, además del clásico post sobre qué llevar en la mochila en un viaje “normal”, decidí escribir esta entrada para contaros, con todo detalle y fotitas, qué me llevé en el mítico tren transiberiano.

  

Poca ropa, pero de calidad

Desde ya, hay que dejar clara una cosa: viajar en invierno supone cargar con algo más de ropa y, a menudo, con prendas que abultan más. Sin embargo, eso no quiere decir que por viajar en climas fríos tengamos que cargar con 20 kg más. Como siempre, menos peso = más libertad y más libertad = más felicidad.

Otra diferencia respecto a la ropa de verano es que una buena prenda invernal puede ser cara. En Madrid en julio podéis poneros la camiseta que os regalaron con el bote de salsa de tomate, pero en la Siberia en febrero no os vale con el primer jersey que tenéis en el armario. A pesar del precio, lo bueno de la ropa de invierno de calidad es que normalmente son cosas pensadas para hacer deportes de montaña, por ejemplo, finas y poco pesadas. Llevar 5 capas más de ropa “normal” no siempre os abrigará del frío y, seguramente, hará explotar vuestra mochila.

Zapatos

De la calidad de vuestras botas dependerá el número de dedos que vais a tener al final del viaje. Bromas aparte, un buen zapato es fundamental para aguantar las temperaturas rusas. Y, además, seamos sinceros, no se trata solo de aguantar, se trata de poder disfrutar del sitio en el que estamos, ¿no?

Los inviernos a los que estaba acostumbrado -fundamentalmente, el del sur de Suiza y el castellano- no han sido nunca tan tremendos como para tener que ponerse algo más que un par de zapatillas de cuero. Nada de pelitos, ni Goretex u otras tecnologías avanzadas. Pero Rusia es otra cosa y la Siberia otra más… y Mongolia tanto de lo mismo. Por ello, tras varias investigaciones virtuales y reales, compré un par de la marca Columbia hechos para abrigarte bien hasta… -32°.

img_7004

Primera capa: ropa interior

Esta es quizás la parte más técnica de toda la ropa de invierno. Además de lo habitual: calcetín y calzoncillos, hacen falta unas buenas mallas y una camiseta térmica. Las prendas térmicas van puestas directamente a contacto con la piel. Si las llevamos por encima de otras cosas, no van a servir de nada. Como siempre, aquí también hay ropa térmica y ropa térmica. Entre las de mejor calidad podemos distinguir dos tipos: las en lana y las en material sintético. El primer tipo puede que pique y por eso a muchos no les gusta. Lo malo de las en sintético en cambio, es que huelen mal más rápidamente. Además de las mallas y de las camisetas está bien llevarse también un par de calcetines térmicos. Ponerse tres pares de calcetines normales no os ayudará a sobrevivir al frío ruso.

img_6997

Segunda capa: pantalón y camisetas

Aquí no hay mucho que decir, yo me llevé unos vaqueros y unas camisetas normales. Los vaqueros no me gustan muchísimo para viajar, pero es el pantalón más grueso y el más “casual”.

Tercera, cuarta y quinta capa: jersey, plumín y abrigo

Mi uniforme oficial del día se componía de: un jersey de lana suavecito y caliente, un plumín de North Face -con las botas esta fue la cosa más cara que compré- y un abrigo fuera de moda y largo hasta las rodillas. El abrigo no tiene que estar necesariamente fuera de moda J, pero os aconsejo de verdad de llevar uno bien largo para que os tape un poco las piernas (sobre todo cuando visitáis el Lago Baikal y tira un viento del polar).

img_7001

img_7008

Complementos salvavidas

Odio tener que ponerme guantes. Nos hacen animales patosos e dificultan un montón el manejo de la cámara de fotos. Estoy seguro de que un cerdito con sus pezuñas duras tendría más facilidad a la hora de sacar fotos en invierno. Sin embargo, el invierno siberiano no dejaba muchas alternativas. O aprendía rápido a usar la cámara con los guantes puestos o iba a sacar como mucho dos fotos antes de que perdiera toda sensibilidad manual. Una buenísima solución son los guantes en lino, finísimos y calientes. Según la tía de la tienda de deportes, solo con esos guantes no iba a poder aguantar el frío y al final me convenció a comprar otro par más para ponerme encima de los finitos. Estos eran de verdad guantes odiosos, en plan para esquiar, gordos y todo. Al final, o los finos resultaron ser excepcionales, no hizo tantísimo frío o la mujer de la tienda me coló los guantes por buena vendedora porque los gordos nunca los usé (o quizás una vez, no me acuerdo).

img_6991

Otra extremidad que serían bien tapar es la cabeza. Otra vez me encontraba en la situación de haber vivido inviernos fríos, pero no conseguía hacerme una idea de cuánto frío iba a hacer en Rusia. Al final me decidí por uno de esos gorros al estilo ruso, pero comprado en H&M. La idea era ver cuánto abrigaba ahí y si hubiera sido necesario comprar otro en situ. A pesar de que todos los rusos que encontré decían que estaba loco, el gorro H&M me abrigó muy bien.

ropa transiberiano

El último complemento indispensable es una buena bufanda. Aquí también hay que abrigan más y que hacen sudar el cuello, que pican o que no van a juego con las botas. Yo me llevé una bufanda de lana que cumplió con su tarea.

Otra cosa que resultó muy útil para disfrutar del invierno siberiano son un termo para tener siempre algo de té caliente. Finalmente, yo me llevé también unas bolsitas que al frotar se calientan y se pueden poner, sobre todo, en las extremidades.

ropa transiberiano

Las cinco capas las llevé puestas desde mediados de enero en San Petersburgo hasta finales de febrero que llegué a Pekín. Ir a la Siberia y a Mongolia en invierno puede parecer una locura, pero en mi cabeza esos lugares – sobre todo Rusia- eran blancos y fríos. Muchos de mis hosts me aconsejaron volver en verano porque el paisaje se llena de colores, pero yo disfruté mucho también de la monotonía blanca que me rodeaba.

Share with your friends










Enviar
0 likes + Tips , China , Mongolia , Rusia # , , , , , ,
¿Te unes a Libertad Viajera?

Únete al newsletter y recibe un regalo cada 15 días

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

One thought on “Qué ropa ponerse para hacer el Transiberiano

  1. F&M dice:

    Perfecto, justo lo que estábamos buscando. Y el post de Mongolia a China, otra grandísima ayuda.
    En febrero recorremos Rusia, para cruzar a Mongolia y de allí a China. La siguiente parada todavía no está clara, ya lo veremos en unos meses.
    Gracias
    Fuet-i-Mate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jack

Amante de la comida callejera, los autobuses incómodos, las carreteras polvorientas y los colchones en el suelo; amante de todo lo que está al otro lado de la ventana. Amante del mundo y de la buena compañía.

Me llamo Jack y en este espacio virtual comparto emociones reales.

El ojo detrás de la cámara, los dedos que teclean, la mente que, a veces, piensa: todo eso me pertenece; así como los derechos sobre los textos, las fotos y las informaciones publicadas en Libertad Viajera.

¿Te unes a Libertad Viajera?

Recibe las últimas actualizaciones de Libertad Viajera directamente al correo y sigue viajando conmigo. Solo tienes que rellenar el formulario de aquí abajo. Cada 15 días habrá una sorpresa esperándote

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

ESTE BLOG PARTICIPA EN
La Comunidad Viajera