Share with your friends










Enviar
  • es
  • it
Junio 15, 2016 at 5:55 pm

Qué ver en Irán: sugerencias personales

Qué ver en Irán: sugerencias personales

Para preparar un recorrido de Irán definitivo harían falta no uno, sino miles de viajes. Irán es inabarcable, tanto histórica como geográficamente y lo único que se puede hacer es conformarse con las piezas de este país que conseguimos juntar durante nuestra visita. Digo esto porque lo que sigue no pretende ser nada más de lo que realmente es: una propuesta de recorrido por algunos de los sitios más espectaculares de la antigua Persia. Cuando crucé andando la frontera entre Armenia e Irán solo tenía claras dos cosas: que mi visado me permitía quedarme máximo 30 días y que el siguiente país iban a ser los Emiratos Árabes Unidos. Por eso, intenté construir un camino que se centrara en algunos de los polos principales, sin alejarme demasiado de la línea imaginaria que ligaba Meghri, en la frontera, con el Golfo Pérsico.

No busquéis historias de vida en esta entrada, esas vendrán más adelante. Aquí quiero hacer un repaso superficial de mi viaje, y dar al lector interesado en Irán unas pistas para planear su recorrido personal.

*

Qué ver en Irán

 

Tabriz

qué ver en irán

Cuando llegué al piso de Fateme y Massour en Tabriz ya llevaba unas cuantas horas en Irán y tenía al menos un par de historias para contar. Como, por ejemplo, el hombre que me recogió mientras hacía autostop y cuando se enteró de que no le iba a pagar por llevarme, me llevó a la primera estación de policía que, muy a su pesar, encontramos cerrada, como si estuviera yo haciendo algo ilegal… y que hasta que se decidió a volver a dejarme donde me había encontrado, no paró de repetirme un eslogan de clooneyana memoria “no money, no Tabriz”…

Pero como estaba diciendo, la capital de la provincia de Azerbaiyán Oriental, fue mi primera verdadera parada. Más que por algún interés concreto, decidí dedicar un par de días a esta ciudad por su ubicación geográfica, a medio camino entre Armenia y el Kurdistán. El Azerbaiyán Oriental es una de las provincias más prósperas de Irán y tierra de los azerís, la primera minoría del país por número. Y aquí recibí mi primer puñetazo cultural y sólo en tres noches viví en mi piel todo ese conservadurismo que tanto daño hace a Irán.

Así, totalmente hechizado por mis primeras experiencias, tengo que admitir que la visita “clásica” de la ciudad pasó asegundo plano. Tabriz es famosa por su Bazar – patrimonio de la UNESCO desde 2010- donde destacan otras dos primicias de la región: las alfombras y los dulces.

qué ver en irán tabriz

*

Sanandaj

qué ver en irán sanandaj

Desde el Irán azerí al Irán kurdo. Las leyes de la geografía no daban lugar a duda, el acercamiento al corazón persa del país tenía que pasar por estas otras almas étnicas que componen el puzle iraní.

La batalla que luchan los kurdos a diario y sus esperanzas independentistas suelen llegar a nuestros oídos desde las crónicas turcas. Ahí donde los enfrentamientos son más brutales y el ostracismo menos oculto. Pero el Kurdistán no nace solamente de las regiones surorientales de Turquía, sino que se completaría con otras tres piezas contiguas geográficamente y separadas políticamente. Hay kurdos y un Kurdistán en Iraq, hay kurdos y un Kurdistán en Siria y hay kurdos y un Kurdistán también en Irán. Gente con la misma historia, las mismas costumbres y tradiciones, pero, a día de hoy, portadores sanos de cuatro nacionalidades ajenas. Pero mejor vuelvo a Sanandaj que otra vez me estoy yendo por las ramas.

Sanandaj fue la ciudad menos interesante a nivel monumental de las que visité. Pero creo que la verdadera esencia de la región reside en los paisajes y en la gente que los habita. La capital kurda está rodeada de montes y montañas y uno de ellos, en particular, la montaña de Abidar, es una etapa imperdible para disfrutar del panorama kurdo. En mi plan, Sanandaj, era el campo base para ir a visitar un pueblo colgante que desde que lo había visto en foto había entrado en los imperdibles del viaje, Palangan.

qué ver en irán sanandaj

*

Palangan

qué ver en irán palangan

Si buscáis Palangan en un mapa probablemente no lo encontréis y también puede pasar que hablando de él con vuestros amigos en alguna otra ciudad en Irán os enfrentéis a caras sorprendidas y, por qué no, divertidas. “Si has venido hasta Irán desde Suiza para ir a un pueblo en las montañas kurdas, sí que tiene que valer la pena este Palangan”. Dos cosas os puedo asegurar: que Palangan existe y que vale realmente la pena verlo.

Palangan está incrustado en la montaña y gracias a esta se esconde del resto del mundo. Parece que su ubicación haya retrasado la llegada de la modernidad. El siglo XXI es una especie de concepto futuro entre las casitas de piedra clara amontonadas la una encima de la otra. Si habéis estado en Granada, os acordareis seguramente de la estructura de las casas blancas del Albaicín; pues bien, las casas de Palangan llevan esa idea de diferentes estratos aún más allá: cada habitación surge literalmente desde el techo de la de abajo.  El primer vistazo al pueblo deja boquiabierto, pareces estar delante de un paisaje irreal. Entrando ya en las entrañas de la pequeña aldea, el viajero se encuentra en una realidad anacrónica en la que la electricidad es lo último en modernidad y una cámara réflex se parece más al patinete volador de Marty McFly que a un objeto cotidiano.

Yo visité Palangan en una lluviosa excursión de un día desde Sanandaj, pero sé que es posible pasar la noche al amparo de las montañas kurdas.

*

Teherán

qué ver en irán teherán

De Teherán ciudad no tengo un gran recuerdo. Los 17 millones de personas que la pisotean a diario no han hecho sino confirmar mi personal idea de los lugares sobrepoblados: casi siempre terminan no gustándome. El tráfico es horrible, las calles petadas y las distancias enormes. Por supuesto que la capital de Irán esconde palacios históricos imponentes y museos importantes, pero en resumidas cuentas yo siempre me voy contento de estas ciudades.

Luego está la Teherán particular, la de las personas que encuentras y que consiguen hacerte olvidar incluso de que te acaban de robar el ordenador. En Teherán viven sin duda los iraníes más occidentalizados del país, jóvenes que sueñan con emigrar a Europa, Canadá, Australia. Jóvenes que no dicen que no a una copa y que a pesar de la opresión religiosa, se suelen olvidar como se pone correctamente el pañuelo. Pasad una tarde con un grupo de jóvenes en una casa de Teherán y hay altas probabilidades de que os olvidéis de estar en una república islámica.

qué ver en irán teherán

*

Qom

qué ver en irán qom

“Qué vas a hacer a Qom? No hay nada que ver y está lleno de barbudos con el turbante”. Si en algún momento había pensado incluir la capital religiosa en mi recorrido, las personas que encontré antes de poder llegar hasta ahí me hicieron cambiar de idea. Aunque no del todo, ya que al final en Qom paré un par de horas de camino a Isfahán, justo el tiempo necesario para visitar en el Santuario de Hazrat-e Masumeh, el segundo lugar sagrado por importancia por los musulmanes chiitas después del santuario de Mashad. Aquí está enterrada Fateme, hermana del imam Reza. Los no musulmanes tienen que entrar acompañados por un guía y si al principio la cosa me molestó un poco, al final lo agradecí porque el anciano religioso que me acompaño me dejó con una positiva sensación de esperanza en la humanidad.

*

Isfahán

qué ver en irán isfahán

Isfahán se suele considerar la ciudad más bonita de Irán y en mi experiencia personal comparte el escalón más alto del podio con el casco antiguo de Yazd, aunque sean dos lugares de imposible comparación.  La verdad es que el complejo monumental de Plaza Naqsh-e Yahán es una primicia para paladares finos. No sé cuántas fotos saqué a la plaza, a los cubículos que adornan los pórticos, a la Mezquita del jeque Loft Allah y a la Mezquita de Jamé. Así como en Teherán y Sanandaj, también Isfahán tiene su colina desde donde se deja admirar en toda su extensión, la Kuh-e Soffeh.

Sin embargo, la construcción más curiosa de la ciudad es la Pigeon Tower (torre de las palomas), unas torres de forma circular y unos 20 metros de altura que en el XVI y XVII siglo servían como casa para las palomas domesticadas. La gente no se comía a los pájaros, sino que usaba sus deshechos como fertilizantes para los campos. En la región de Isfahán siguen en pie varias torres de este tipo (unas 60 están incluso protegidas como edificios históricos) y algunas se pueden visitar. Dentro, no hay más que pequeños balconcitos que crean un efecto visual espectacular.

qué ver en irán isfahán

*

Yazd

qué ver en irán yazd

Yazd es un sonido raro que se desliza entre la sombra de la ciudadela. Los callejones estrechos y las casas de barro y paja tenían la doble tarea de refrescar en verano y conservar algo del sol invernal en los meses más fríos. A través de las rejas de las torres el viento parece ver realidades pasadas. La ubicación en las puertas del desierto ha marcado el destino meteorológico de Yazd desde el principio de los tiempos, pero eso se agradece en los mediodías de diciembre en los que se puede ir en manga corta y tomar un té en una de las azoteas con vista a la historia. Probad el Art House Café y me contaréis. En Yazd coincidí con el último de los 40 días de luto que se celebran anualmente para recordar el martirio del Imam Hussein. En la esbelta mezquita azul neón, los puñetazos al pecho sustituyen al cilicio y a los latigazos cristianos,omo sentencia a que el dolor no es real si no es físico. Y en las afueras de la ciudad, resisten las torres del silencio, testigos de otra fe más.

qué ver en irán yazd

*

Shiraz

qué ver en irán shiraz

La mezquita rosa y el santuario de Shahcheragh valen la visita a Shiraz. En el santuario están enterrados los hermanos del Imam Reza y si tenéis un poquito más de suerte que yo, a lo mejor el guía que os acompaña en las dos grandes mezquitas sabe algo más de la historia del lugar que el mío. Los juegos de luces que cada mañana hacen de Nasir al-Mulk una de las mezquitas más fotografiadas del mundo no creo que se puedan remplazar con una visita gratuita y solitaria por la tarde; así que no cometáis mi mismo error.

El resto de mi estancia lo repartí entre los bosques de Ghalat y un piso sobrepoblado que se parecía más a un encuentro de las naciones unidas que a una casa particular.

qué ver en irán shiraz

*

Ghalat

qué ver en irán ghalat

Este minúsculo pueblo de montaña tiene una peculiaridad que imagino única en todo Irán. La gente viene aquí para comprar y fumar hierba. Podéis imaginar mi cara cuando algunos compañeros de viaje de esos días me propusieron ir a pasar el día ahí y me explicaron el por qué.  Ni que fuera la escena de una película o el afán literario que a veces da lleva al escritor a permitirse algunas libertades ficcionales, fue pisar la callecita cuesta arriba que corta el pueblo y pasó lo inimaginable. Un coche para a nuestro lado, desde los asientos de atrás bajan la ventanilla y sin que palabra fuera pronunciada, un porro le fue ofrecido a uno de mis amigos. El resto del día lo pasamos entre bosques y cataratas, comiendo uno de los falafel más ricos y más baratos del mundo. Y mis compañeros de excursión fumando, por supuesto.

qué ver en irán ghalat

*

Bandar Abbas y Bandar Lengeh

qué ver en irán bandar lengeh

Tanto Bandar Abbas como Bandar Lengeh son anónimos puertos de mar (bandar significa puerto) en la costa iraní que da al Golfo Pérsico y las luces de Dubai. En ambas me quedé una sola noche y en ambas ocasiones fue por pura necesidad. En Bandar Abbas porque llegué de noche tras más de 700 km en autostop, y en Bandar Lengeh porque tenía que coger un ferry a los Emiratos Árabes la mañana siguiente. No es que sean lugares inhóspitos, sino que no tienen ninguna (o casi) pretensión turística. Sin embargo, si uno llega hasta aquí, no debería perderse por lo menos el mercado del pescado de Bandar Abbas, donde lo más interesante no son los peces, sino las mujeres con sus tradicionales y coloridas máscaras. A pocos minutos de coche de Bandar Lengeh, en cambio, el Museo de Antropología merece la pena.

PD: Quieres algo más sobre Irán, no te pierdas mi galería de fotos.
Share with your friends










Enviar
0 likes Irán # , , , , , , , , , , , , ,
¿Te unes a Libertad Viajera?

Únete al newsletter y recibe un regalo cada 15 días

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

2 thoughts on “Qué ver en Irán: sugerencias personales

  1. Alif dice:

    Hola Jack! excelente artículo, hoy descubrí tu blog y me impresionó mucho, felicitaciones!. Irán sin duda es un país maravilloso, pero como decís bien, es imposible conocerlo en un solo viaje (¡y menos en tan solo 30 días!)Anotaré Sanandaj y Ghalat para mi próxima visita, y te sugiero Nain, “un pueblo en medio del desierto” a kilómetros de Yazd. Te dejo el post que escribí sobre ella. ¡Mil abrazos!
    https://carvansaray.wordpress.com/2016/08/17/las-cronicas-persas-v-los-guerreros-de-nain/

    1. Jack dice:

      Muy Buenas Alif! Primero, gracias por tus palabras!
      Irán es increíble, es cierto, y espero volver pronto para seguir conociéndolo.
      Me apunto Nain -no lo había oído antes- porque a Yazd vuelvo sin duda, ya que me encantó su casco histórico.
      un abrazo y buenas rutas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jack

Amante de la comida callejera, los autobuses incómodos, las carreteras polvorientas y los colchones en el suelo; amante de todo lo que está al otro lado de la ventana. Amante del mundo y de la buena compañía.

Me llamo Jack y en este espacio virtual comparto emociones reales.

El ojo detrás de la cámara, los dedos que teclean, la mente que, a veces, piensa: todo eso me pertenece; así como los derechos sobre los textos, las fotos y las informaciones publicadas en Libertad Viajera.

¿Te unes a Libertad Viajera?

Recibe las últimas actualizaciones de Libertad Viajera directamente al correo y sigue viajando conmigo. Solo tienes que rellenar el formulario de aquí abajo. Cada 15 días habrá una sorpresa esperándote

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

ESTE BLOG PARTICIPA EN
La Comunidad Viajera