Share with your friends










Enviar
  • es
  • it
enero 9, 2015 at 9:13 pm

De Berlín a Ho Chi Minh en 101 palabras

De Berlín a Ho Chi Minh en 101 palabras

3 de enero, día 1 [Berlín; unos 4° durante el día]

Un viaje un poco más… 

Berlin - Ho Chi Minh

El 3 de enero es una fecha muy significativa en mi historial personal. Esta es la tercera vez en pocos años que empiezo una nueva aventura justo en este día. Y el que arranca hoy es un viaje distinto de los demás, un viaje un poco más… Un poco más largo, en total unos 15’000 km desparramados en 92 días. Un poco más en solitario; salimos dos, pero en breve estaré “solo”. Un poco más al este; voy rumbo a Asia (vía tierra). Un poco más frío; la Siberia y Mongolia me esperan. En fin, un viaje un poco más especial…

 *

4 de enero, día 2 [Berlín; unos 5° y algo de sol]

Free tour de…pago

For Free mural

En muchas ciudades europeas es posible hacer un Free Tour. Pero ¿esta visita guiada es realmente gratis? No, porque los guías son profesionales que viven gracias a las propinas. No, porque es justo valorar (mucho o poco) el trabajo de los guías que nos llevan por ahí unas horas. No, porque aunque se llamen “free” y la donación es supuestamente “voluntaria”, no es moralmente justo irse sin sacar la cartera. Así nos apuntamos porque es gratis, durante el tour pensamos dejar unos eurines y terminamos pagando como un tour normal. En la vida no hay nada gratis, ni los Free Tours.

*

5 de enero, día 3 [Berlín; hoy hace más fresquito]

Buscando la Berlín más underground

Free Tour

Siempre asocié Berlín con lo más alternativo y underground. Así que hoy fuimos a buscar huellas de ese mundo: arte callejero, casas ocupas y más. Es algo que busco en cada sitio que visito y estaba seguro de que Berlín iba a estar llena. La verdad es que al final no buscamos mucho, pero encontramos aún menos… Algún callejón, algo más a la vista, un centro social chapado (el Tacheles) y una casa ocupa que vimos desde fuera. Nos habían aconsejado tomar contacto con algún berlinés para poder pisar ciertos sitios y como no lo hicimos nos quedamos con las ganas…

*

6 de enero, día 4 [Berlín; ¿va a nevar o no vas a nevar?]

Las bases de cada viaje

TV Tower Berlin

Esta mañana teníamos cita para visitar la cúpula del Reichstag, el parlamento alemán. El problema es que cuando reservamos no pensábamos conocer a Martín y pasar la noche tomando cerveza y contándonos historias.

Couchsurfing es parte integrante de todos mis viajes, pero en esta situación un poco especial el hostal nos permitió vivir algo más de intimidad. Lo bueno y lo malo de los hostales son ciertos personajes que los frecuentan. Pero esta vez tuvimos la suerte de tropezarnos con este simpático argentino que nos recordó algo fundamental en cada viaje: el intercambio con quienes se nos cruzan por el camino.

*

7 de enero, día 5 [Berlín; 4° viento frío y lluvia intermitente]

El Muro de Berlín

Mural muro

Berlín y el Muro pegan más que pan con mantequilla. Paseando por el centro la presencia-ausencia de la serpiente de hormigón se manifiesta en callejones y esquinas pintado y disfrazado. La East Side Gallery, el trozo de muro más largo todavía en pie, representa su clímax. Hoy nos sumamos al peregrinaje diario a orilla del río Spree, pero sorprendentemente del quilómetro y pico de murales destacan solo el famoso beso entre Honecker y Breznev, el Trabant blanco que pone a prueba el muro y poquitos más. ¿Posible que una tela tan emblemática no mereciera unas pinceladas un poquito mejores?

 *

8 de enero, día 6 [Berlín; 5° y más lluvia]

Auf Wiedersen Berlin!

Rosana espejo

Hoy termina la previa al súper viaje. Berlín ha sido una especie de aperitivo que he estado disfrutando en compañía de Rosana. No me importaría volver aquí durante una temporada más larga, esta ciudad hay que vivirla a fondo. Dejo ahora las dos en una doble despedida que más simbólica no podría ser. Tras unos días saltando libremente entre las zonas estadounidense y soviética de la ciudad ocupada, Rosana y yo nos damos la espalda cada uno con la mirada hacia nuestros futuros destinos: EEUU y Rusia.

Ahora empieza otro viaje, la travesía mítica y solitaria hasta Vietnam. Próxima parada: Vilna.

*

9 de enero, día 7 [Vilna; 2°, nieve y barro]

The Baltic Way

vilna de noche

Vilna es la primera ciudad de los llamados Países bálticos – Lituania, Letonia, Estonia- que visito en este viaje. Capital de Lituania, el “páis de la lluvia”. Vilna es también Vilnius, Wilna, Wilno, Vilno,  ווילנע, Вильнюс… Tantos nombres son la triste herencia de una vida pasada bajo el poder de un bando u otro, de un amo u otro. Prusianos, polacos, alemanes y rusos solo para citar algunos de los que lucharon para hacerse con esta tierra. Finalmente, después de sufrir bajo el yugo soviético durante 46 años seguidos, en 1991 Lituania consigue su definitiva independencia. Y empieza su historia, de nuevo.

*

10 de enero, día 8 [Vilna; 1°, el frío aterrador todavía no llega]

La Res-Pública independiente de Uzupis
uzupis res publica

 El centro histórico de Vilna no esconde solo bonitas iglesias y callejuelas estrechas. En el corazón de la ciudad existe una república independiente o, como la definen los mismos fundadores, una res-pública. En 1997 los habitantes del barrio de Uzupis, la mayoría artistas, declararon la independencia de esta zona delimitada por el arroyo Vilna. No hay ninguna reivindicación política detrás de la simbólica iniciativa. Sin embargo, en defensa de la “independencia” hay un ejército de 17 personas, un himno y una constitución de 41 artículos de este estilo: “Todo el mundo tiene el derecho a morir pero no es una obligación”…

*

11 de enero, día 9 [Vilna-Trakai-Vilna; del sol todavía no hay noticias]

El castillo de Trakai y la buena comida lituana
castillo trakai

Hoy nos hemos ido de excursión de domingo a ver una de las perlas de Lituania, el Castillo de Trakai. El bastión defensivo en ladrillos rojos está rodeado casi por completo por el agua de un lago y es una de las imágenes más conocidas del país. La zona se conoce también por sus particulares casas de madera y por los caraítas, antiguo pueblo seguidor de una corriente del judaísmo. Y ya que solo de monumentos no se vive, probé por fin algunas especialidades como los kibinai y la kvas, una bebida sin alcohol hecha con malta (ingrediente de la cerveza).

*

12 de enero, día 10 [de Vilna a Siauliai; sol, lluvia y nieve]

Primeros km en autostop
colina de las cruces

Hoy ha empezado la sesión invernal de autostop. Después de las aventuras en los Balcanes, vuelvo a pararme al lado de una carretera con el dedo al aire. Temía hacer autostop en invierno, porque me imaginaba congelado en la entrada de alguna autopista o, en la mejor de las hipótesis, metido en la nieve hasta las rodillas. En realidad fue todo lo contrario y los primeros 213 km los recorrí en dos etapas con menos de 5 minutos de espera en total.

A Siauliai he venido para visitar la particularísima Colina de las cruces (de la que hablaré en otro post).

*

13 de enero, día 11 [de Siauliai a Riga (Letonia); 6°, ¡primer día de sol!]

¡Sol! ¡Sol! ¡Sol!
calle riga

 Ver el sol después de diez días ya de por sí ha sido una cosa positiva. Hacer autostop en el medio de la campaña lituana y, luego, ver el centro histórico de Riga bajo ese mismo sol ha sido la consagración de mi día.

Remonto el mundo geográficamente y las temperaturas, sorprendentemente, suben conmigo. Más allá del clima favorable la primera toma de contacto con la capital de Letonia ha sido muy buena: el centro histórico tiene algunas callejuelas realmente bonitas y algún que otro monumento –personalmente destacaría la catedral ortodoxa y la famosa Blackheads House- son poesía para los ojos.

*

14 de enero, día 12 [Riga; sigue el buen tiempo]

La sauna letona
art nouveau Riga

 Uno de los elementos más característicos de Letonia es sin duda la sauna. Pero cuidado, porque no se trata solo de meterse un rato en un cuarto de madera caliente para sudar un poco. No, aquí la sauna se toma seriamente y existe un verdadero ritual a su alrededor. Una sesión se divide en varias fases de “calor y frío” que incluyen baños en el agua helada, “latigazos” con fajos de ramas de roble y masajes con miel. Hoy he tenido la suerte de participar en este antiguo ritual pagano desde dentro (y a breve llegará un post sobre el tema).

*

15 de enero, día 13 [Riga; 4°]

Pues sí, hoy toca yoga…

yoga a Riga

Hay momentos del viaje en los que nos sentimos muy cansados. En los últimos días no he podido dormir mucho y he estado todo el día dando vueltas por las calles frías. Además, hoy, sufro las consecuencias de la sauna de anoche y de otro inesperado acontecimiento: una clase de yoga. Porque sí, Couchsurfing me regaló también esta “simpática” experiencia. Incredulidad a saco. A las 7 de la mañana, en un antiguo edificio del centro de Riga, una de mis manos estaba intentando alcanzar un brazo, también supuestamente mío, en una postura totalmente innatural. ¿Hace falta decir que no lo conseguí…?

*

16 de enero, día 14 [de Riga a Tallin (Estonia); 3° lluvia y sol]

Hacia el norte
panorama riga

Última simbólica subida hacia el norte. Y a pesar de que San Petersburgo esté situada un poco más arriba que Tallin, cuando deje la capital estona estaré empezando ya el mítico viaje hacia el lejano este ruso.

El plan decía  que hoy tocaba Tartu, pequeña ciudad universitaria de Estonia, pero la lluvia que frenó el autostop y las escasas conexiones de bus me han “obligado” a tirar recto rumbo al norte.

Así que hoy ha sido una especie de solitario día en la Tierra del medio en el que he aprovechado para ponerme (casi) al día con algunas tareas todavía pendientes.

*

17 de enero, día 15 [Tallin; 2°]

Tallin medieval…

Tallin

…desgraciadamente sin el sol de Riga que al parecer decidió quedarse en Letonia. A menudo esta ciudad se considera como la más bonita entre las tres capitales bálticas. Ahora bien, admito que el tiempo pueda afectar bastante mis sentimientos hacia un lugar, pero en mi humilde opinión creo que Riga sea la verdadera reina.

Sin embargo, el casco antiguo de Tallin es un intricado y bonito sistema de callejuelas típicamente medievales. Y por si quedara alguna duda, muchos restaurantes y tiendas de recuerdos sueltan por las calles a sus empleados en curiosos disfraces de la época. Lo tomas o lo dejas…

*

18 de enero, día 16 [Tallin; 3°]

De paseo por la zona hípster de Tallin

Tallin kalamaja

Kalamaja en estonio significa algo así como “casa del pescado”, herencia de los pescadores que este barrio de Tallin que da al mar acogía en el pasado. Hoy en día Kalamaja es más bien sinónimo de bares y restaurantes en estilo hípster y es la zona guay y posindustrial de la ciudad. Las viejas casas de madera –tan típicas de la región báltica- que un tiempo hospedaban a los pescadores ahora acogen a jóvenes modernos.

Si estáis cansados de los camareros en disfraz medieval del centro histórico, no dudéis en venir a tomar una cerveza artesanal o un vino por aquí.

*

19 de enero, día 17 [de Tallin a San Petersburgo (Rusia); 2° y el sol en Tallin no lo vi]

Ha llegado el gran momento

Hoy voy a cruzar a Rusia por primera vez en mi vida. Hay muchas historias alrededor de los empleados rusos en la frontera y “sorprendentemente” ninguna de ella es positiva y tranquilizadora. Sin embargo, la preocupación mayor en estos casos es el hecho de no poder comunicarse a causa de la barrera lingüística.

Así que, para evitar problemas, ayer compré un rollo de celo negro y tapé la bandera ucraniana que tengo cocita en mi mochila. Finalmente, como casi siempre en estos casos, todo salió bien, el control duró unos minutos y la mochila ni salió del maletero.

 ¡Saludos desde Rusia!

*

20 de enero, día 18 [San Petersburgo; -12°, por fin saco mi ropa térmica]

Iglesia del Salvador sobre la sangre derramada
iglesia del salvador san petersburgo

iglesia del salvador san petersburgo

No solo me he despertado en un piso en el mismísimo centro de San Petersburgo, sino que también el sol brilla en el cielo.

¿Cómo pensáis que me sentí esta mañana cuando salí de casa y a los pocos pasos empecé a vislumbrar entre los árboles de un parque las cúpulas coloreadas de la iglesia más famosa de la ciudad? La Iglesia del Salvador es un espectáculo en estilo ruso y por dentro es igual de impresionante que por fuera. Las paredes pintadas de azul están repletas de iconos rojos y dorados. Y para mi infinita felicidad se pueden sacar fotos.

*

21 de enero, día 19 [San Petersburgo; -15° y bajando]

Paseando sin rumbo

metro san petersburgo

Ayer paseé sin rumbo por el centro de San Petersburgo, sacando miles de fotos y disfrutando a tope del simple hecho de estar. Hoy el plan del día es más o menos el mismo, el sol me sigue acompañando y todavía no quiero meterme en ningún museo. Así vuelvo a acercarme al Palacio de Invierno (que ahora acoge al Museo del Hermitage) y cruzo el río Nevá hasta la fortaleza de los Santos Pedro y Pablo. Los canales y los imponentes edificios en la orilla no dejan de impresionarme. A pesar del frío, San Petersburgo hay que disfrutarla sobre todo así….

*

22 de enero, día 20 [San Petersburgo; -12 y no sentirlos]

Por estaciones de metro e iglesias

_DSC0228

Ya tengo en la cabeza un par de post sobre algunos de los elementos más característicos de la ciudad. Uno lo dedicaré seguramente al “Palacio del pueblo”, la espectacular metropolitana. En otro, probablemente, os enseñaré algunas de las iglesias más bonitas de la ciudad, sin limitarme a las más conocidas del centro de la ciudad.

Por ello, hoy me ha pasado el día viajando en metro de una punta a la otra de San Petersburgo sacando fotos a viejos emblemas comunistas (incluido un busto de Lenin) y perdiéndome, literalmente (¡sic!), en las afueras en la desesperada búsqueda de mis anheladas iglesias.

*

23 de enero, día 21 [San Petersburgo; -9, el cielo llora nieve por mi despedida]

Necesito un descanso…

hermitage san petersburgo

Necesito un descanso. La rodilla me sigue doliendo desde que resbalé sobre hielo lituano hace diez días y por las tardes el dolor aumenta. Además no paro un momento. Desde Vilna estoy p’arriba y p’abajo todo el día (y eso que es invierno y los días son más cortos…). Pero hay que seguir hacia Moscú

Para despedirme de San Petersburgo “decidí” perderme por los pasillos y los majestuosos cuartos del Palacio de Invierno. No me avergüenza decir que más que las obras –sin duda impresionantes- lo que me más interesaba eran los interiores del mismo palacio. Pronto llegará alguna foto más.

*

24 de enero, día 22 [Moscú; -9°]

Normalmente no sueño lugares concretos, sueño con recorrer al mundo…

san basilio moscu

Sin embargo, hay lugares especiales que me acompañan desde la infancia. Más fantasías que realidad.

Hoy la vi desde lejos, donde termina la plaza. Me acerqué con calma, antes quería verla sin el filtro de la cámara. Finalmente la tuve a pocas decenas de metros y entonces sí que le descargué encima un fuego de fotos. Las cúpulas coloreadas se hacían realidad, por fin, la imagen mítica, la fantasía se había convertido en algo real, físico. Sigue pareciendo de cuento, pero ahora  la Catedral de San Basilio no existe solo en las imágenes de mi infancia, sino también en mis ojos.

*

25 de enero, día 23 [Moscú; -6°]

El teatro bajo tierra

metro moscu

El metro de Moscú es un teatro bajo tierra. Elegante y dorado, y lleno de viejos emblemas de un mundo que ya no existe. El busto de Lenin sigue adornando una de las estaciones y alguien sigue llevándole flores. ¿Por qué no?

Cuando bajas por primera vez hacia su profunda barriga te preguntas por qué casi todas las otras ciudades del mundo que tienen metro se hayan conformado con estaciones frías e impersonales (y a veces incluso sucias).

Pero el metro de Moscú también agobia y cansa. Y a mí me gusta patear las calles bajo el cielo no bajo tierra….

*

26 de enero, día 24 [Moscú; -11°]

De paseo por el Kremlín
kremlin moscu

Hoy he visitado el Kremlín. O, mejor dicho, la pequeña parte abierta a los turistas. Fundamentalmente, lo que se puede ver es la Plaza de las catedrales con sus…catedrales e iglesias (estoy seguro de que lo ibais a decir, ¿a qué sí? :P)

Si nos olvidamos por un momento de los encargados amargados que prohíben cualquier actividad dentro de las iglesias (casi casi me daba miedo a respirar, lo juro), es un placer visitar estas bonitas iglesia donde fueron coronados y enterrados zares e importantes religiosos.

Salirse de la zona turística es imposible e inútil ya que hay guardias por todas partes.

*

27 de enero, día 25 [Moscú; ]

¿Te gusta más Moscú o San Petersburgo?

_DSC0484

Tarde o temprano la pregunta llega, inevitable como la anual visita al dentista.

A mí me gustó más San Petersburgo. Moscú me ha dejado sensaciones contrarias. Mítica y extrema siempre. Desde los tiempos de los zares hasta ser el corazón (y el cerebro) de una inmensa y heterogénea utopía. Hasta hoy, golpeada por las sanciones europeas y la bajada del precio del petróleo. Moscú frenética, rusa, soberbia. Cuatro días no te dan tiempo de conocerla, pero quizás son suficientes para que su metropolitana te agobie, que la falta de gente que hable inglés te sorprenda y que sus dimensiones te cansen.

*

28 de enero, día 26 [de Moscú a Kazan; -5°]

La carroza número 4

La carroza numero 4 parece no llegar. La doce… la once… la diez siguen una vieja locomotora en el interior de la estación. Sigo caminando. Reconozco la famosa kupé que mi madre desearía que cogiera: compartimientos privados de cuatro camas. Ya nos conocemos… Sigo arrastrando mis mochilas por el andén cubierto de nieve. Supero el vagón restaurante. 7… 6… la gente en los vagones parece aumentar, 5… 4… finalmente alcanzo mi puerta. El controlador me devuelve billete y pasaporte con una sonrisa en la cara, será que no encuentra forma más comprensible para decirme: “Suizo, no sabes dónde te estás metiendo”…

*

29 de enero, día 27 [Kazan; -15° y el mundo se hace monocromático]

El corazón más auténtico del Transiberiano

platzkart tren ruso

La platzkart sigue la kupé en la jerarquía de los trenes rusos, pero entre las dos hay un mundo. La tercera clase se “divide” en varios bloques de seis literas: cuatro ocupan lo ancho del vagón y dos siguen el sentido del pasillo. Sin embargo, la verdadera particularidad es que no existe una real división entre los bloques, transformando así la carroza en un enorme dormitorio móvil de 54 camas. No hace falta decir que esta es la zona más barata de todo el tren (hasta la mitad de la kupé). Aquí es donde late el corazón más auténtico del Transiberiano.

*

30 de enero, día 28 [Kazán; -15°]

La República de Tartaristán
kazan musulmana

Kazán es la capital de la República del Tartaristán, una región históricamente musulmana. Los orígenes de los tártaros remontan a los antiguos búlgaros que se establecieron aquí en el 700. Están emparentados con los turcos y comparten su credo. Desde que Iván el Terrible conquistó su Kremlin en el 1552, los tártaros han ido a formar parte de las muchas nacionalidades de Rusia.

Pero sigue representando una excepción, ya que gracias a la riqueza de su territorio la república goza de un estatuto más independiente respeto a otras realidades parecidas presentes en el país. Los tártaros tienen presidente, himno y bandera.

*

31 de enero, día 29 [Kazán; -9°, sensación térmica -18°]

Kazán: silenciosamente musulmana y cristiana

kremlin kazan

Aygul, mi host, me repite que Kazán es más bonita en verano. A mí me parece que tiene algo también ahora, monocromática y “fresca”. En la puerta del Kremlin intento sacar unas fotos. Parecen todas sobre expuestas: es difícil distinguir la torre blanca del asfalto nevado y el cielo del mismo color.

El Kremlin de Kazán es patrimonio de la UNESCO y en su interior conviven pacíficamente la elegante mezquita y una más discreta iglesia ortodoxa. El muecín no llama a voces a los fieles a rezar; las campanas de la iglesia no emiten ningún sonido. Musulmanes y cristiano conviven, en silencio.

*

01 de febrero, día 30 [de Kazán a…; primeras 24h en tren (de las 51 que me esperan); 21°]

En tren hacia Siberia

2015-02-01 12.12.02

Hoy he vivido mi primer día completo a bordo de un tren. Sigo en la platzkart, donde late la vida de las grandes travesías.

Sin embargo, en el vagón más que latir, el corazón de la gente parece descansar. La gente del trayecto Kazan-Mariinsk no es la que me imaginaba. El ruido es lo que más falta de mi imagen mental. Nadie habla, todos cumplen sus gestos con calma: dormir, comer, tomar un té, esperar, pensar, y volver a dormir. Pero nadie parece necesitar hablar, comunicarse. La vida sigue a bordo del tren, a su ritmo y según sus tácitas normas.

*

¿02 de febrero?, día 31 [en el medio de la nada siberiana; otro día de tren]

Siberia: otra imagen mítica que toma forma

2015-02-04 13.58.51

Vuelvo a despertarme en el tren. Adoro cuando los días pierden su nombre y el concepto de reloj no existe. Tres cuartos de mis vecinos han cambiado. Pero sobre todo ha cambiado el pasaje fuera del tren. Estoy en Siberia. Finos y secos arboles parecen clavados en nata montada. Cada tanto una aldea de madera con su “estación” de tren.

Estoy en Siberia. El tren parece ir aún más despacio que ayer. Y todo sigue su ritmo ralentizado y silencioso. Dormir, comer, esperar. Soy el personaje de una película grabada a cámara lenta, el afortunado y feliz protagonista de mi vida.

*

03 de febrero, día 32 [Tomsk; -13° y sol]

De clases de conversación

chekov tomsk

La segunda pregunta más común de este viaje, después de la sobre Moscú y San Petersburgo, es: “¿Por qué has decidido visitar Tomsk?”

Y por qué no, digo yo.

Tomsk está en Siberia y si esto no fuera suficiente, esta pequeña ciudad (en Rusia) es también famosa por sus importantes universidades –la Tomsk State University es la cuarta más prestigiosa del país- y por sus particulares casas de madera.

Otra particularidad de Tomsk es la gana que tiene su gente de conocer a extranjeros para poder practicar algún idioma. De aquí al jueves tengo la agenda llena de “clases de conversación”

*

04 de febrero, día 33 [Tomsk; -11, sensación térmica -21° y más sol]

Un tomskiano (?) más

i love tomsk

Entre una quedada y la otra recorro una y otra vez el pequeño centro de la ciudad. El hecho de que los museos de Tomsk no sean precisamente a la altura del Hermitage y que la capa de hielo que cubre el río Tom no me permite darme un chapuzón limitan un poco la oferta de la ciudad…

Pero no pasa nada, siempre estoy en compañía y tengo algo que hacer. Que la estatua de Lenin al final de la calle principal ya no me llame la atención, como si hubiera viví aquí toda mi vida, tampoco creo que sea raro…

*

05 de febrero, día 34 [de Tomsk… hacia Irkutsk; otras 31 horitas en el tren; 23°]

Casas de madera y corriendo hacia el este

casa madera tomsk

Ultimas horas en Tomsk en compañía de Lyosha –mi host-. El centro de la ciudad es pequeño y estos días he andado mucho, pero estoy contento de descubrir algunas callecitas más y, sobre todo, más ejemplos de arquitectura de madera, tan típica de esta región. Las casas de madera, con sus bonitos ornamentos en los tejados y en las ventanas, se empezaron a construir a principios del siglo pasado y ahora el gobierno está haciendo muchos esfuerzos para conservar esta herencia del pasado y fuente, hoy en día de algún ingreso turístico.

En la foto la sede del centro cultural alemán.

*

06 de febrero, día 35 [en tren; 22°]

Pasando apuntes y husos horarios

2015-02-06 16.09.08

Hoy es el glorioso día en que finalmente tengo tiempo de pasar al ordenador todos los apuntes que tengo en la libreta. Mañana, como ya no pasaba del segundo día, me pondré al día con el diario.

Mientras tanto sigo en el tren, alcanzando nuevos husos horarios, alejándome de Europa física y mentalmente. Viajar en tren me está encantando y al mismo tiempo me ha abierto las puertas sobre una forma distinta de desplazarme. Me gusta su ritmo y su movimiento ayuda a dormir por la noche. De día puedo escribir, pensar, comer, moverme y si me da la gana dormir.

*

07 de febrero, día 36 [Irkuts; -27°, cambio de planes]

Robos legalizados

A veces nos encontramos en situaciones inesperadas como esta:

Mi host en Irkutsk me dejó tirado en el peor momento. Llegué a las 2h30 de la madrugada, fuera hacía -30° y yo no tenía ni puta idea de dónde ir.

La buena noticia: otra couchsurfer me echó una mano y me dio la dirección de un hostal.

La mala noticia: antes de montarme en el taxi “contraté” con el tío que me llevara por 300.- hasta el hostal; al final me cobró 2000.- rublos (unos 25 euros).

En el hostal me dijeron que el recorrido vale 150.-…

Odio estos robos legalizados.

*

08 de febrero, día 37 [Irkutsk – Listvyanka – Irkutks; frío y viento a saco]

Qué bueno despertarse en casa de gente amable que te prepara el desayuno y  llama a sus amigos para que te lleven de excursión

lago baikal

Hoy he imitado al Señor en su paseo encima del agua, la verdad es que a mí también la cosa me salió bastante bien. Vale, vale, mi agua estaba congelada, ¿y qué?

No sabía bien que esperarme del Lago Baikal, pero mis expectativas subían a medida de que encontraba gente que soñaba con verlo. Esto es muy peligroso porque a veces los lugares te decepcionan, pero la culpa entonces es tuya, no del lugar.

Ahora, de vuelta a Irkutsk, no puedo que confirmar la belleza extrema del lago. La única pena es no tener más tiempo para vivirlo un poco más.

*

09 de febrero, día 38 [Irkutsk; los -15 ya no me dan miedo]

Cosas de Couchsurfing

SDC11084 mix

La mala experiencia de la otra noche – la primera después de más de 60- me llevó a casa de Tanya y su hija Lena. Cosas del destino, el desenlace no podía ser mejor.

Mis nuevas hosts están en CS desde hace tres días y me habían escrito para hablar un poco inglés: Tanya lo está aprendiendo, Lena, quinceañera, ya lo habla de puta madre. Solo querían hablar, pero igual me acogieron en el último minuto. Durante tres días me hicieron sentir como en mi casa y en mi familia a pesar de las barreras lingüísticas, generacionales o culturales. Cosas de Couchsurfing.

*

10 de febrero, día 39 [de Irkutsk a Ulan-Udé]

Ultimo tren ruso, ¿última carrera?

Prácticamente cada vez que tengo que coger un tren acabo llegando al último minuto. Por eso hoy me despedí de Tanya y Lena a tiempo y salí de casa con mucha antelación. Sin embargo, no había tenido en cuenta que aquí las empleadas en la estaciones se van a hacer el descanso en bloque… Las dos taquillas estaban abiertas cuando entré en la estación y de repente las dos señoras se levantan y nos dejan esperando a todos.

¿Hace falta decir que tuve que correr como en desgraciado hasta el tren y subirme al primer vagón que pillé para no perderlo?

*

11 de febrero, día 40 [Ulán-Udé; -11°]

El cabezón de Lenin

cabeza lenin ulan ude

Ulán-Udé no es una ciudad con una gran oferta turística, pero puede ser un buen punto de partida para visitar el lado este del Lago Baikal y sus alrededores. Además, es una parada casi “forzada” rumbo a Ulán Bator, en Mongolia. Ya que el tren tarda una vida en pasar los controles fronterizos, el autobús se convierte en la mejor (y más barata) opción.

A pesar de su falta de atractivo turístico, la ciudad es conocida por el enorme cabezón de Lenin que domina la plaza principal. Ya sé que no es mucho, pero ya que estamos, aquí va una foto.

*

12 de febrero, día 41 [Ulan-Udé; -8]

La República Buriata

templo budista

Ulán-Udé no será bonita pero tiene algo muy particular: es la capital de la República Buriata, patria de los buriatos. Os estaréis preguntando quién carajo son los buriatos, ¿verdad? Pues, son una etnia de origen asiática que podemos encontrar en menor número también en Mongolia y algunos otros países limítrofes. Su religión principal es el Budismo.

A Ulán-Udé los buriatos no representan la mayoría de la población local, pero como en Kazán, los rusos eslavos se pierden entren hombres y mujeres de ojos rasgados pertenecientes a una cultura totalmente diferente.

En Ulán-Udé siento que Asia está a la vuelta de la esquina.

*

13 de febrero, día 42 [de Ulan-Udé a Ulan Bator (Mongolia)]

¡Mongolia!

paisaje mongol

Después de casi un mes en Rusia ha llegado el momento de cruzar otra vez la frontera. Un autobús repleto de gente y maletas me ha llevado hasta mi próximo país -el quinto de este viaje, el número 52 en general- Mongolia.

Llego a Ulán Bator en unas fechas particulares, porque dentro de unos días el país se paralizará para celebrar el nuevo año lunar. Mientras tanto, yo voy degustando mi primera cena mongola en casa de Tugsjargal, mí contacto en la ciudad, y al despedirme recibo también mi primer regalo: una bufanda de lana de oveja.

Difícil vivir mejor bienvenida.

*

14 de febrero, día 43 [en algún lugar de la estepa mongola]

Vida nómada. Los descendientes de Gengis Khan

familia nómada mongolia

Hoy viví el día más intenso e interesante de todo el viaje. Hoy conocí una familia nómada mongola, observé de cerca sus gestos y compartí con ellos sus tareas diarias. Hoy viví fuera de la realidad desde el momento en que dejamos la carretera asfaltada para meternos en la estepa hasta las partidas de “ankle bone” antes de ir a dormir.

Es imposible resumir en 101 palabras la sorpresa y las emociones que probé estando sentado en el suelo de la ger -la tienda tradicional en la que viven los nómadas-, rodeado por esa gente: los verdaderos descendientes de Gengis Khan.

*

15 de febrero, día 44 [desde algún lugar de la estepa mongola a Ulán Bator]

Paisajes mongoles, chamanismo y budismo

jack jínete

Durante la noche nevó sin parar y al salir de la tienda esta mañana me encuentro con los campos y las colinas completamente blancos. Para completar el cuadro, el cielo es azul.

¿Qué más podría pedir?

Antes de llegar a Ulán Bator paramos a visitar las ruinas de un templo budista. Las religiones más populares en Mongolia son el chamanismo y el budismo y si hoy todo el mundo tiene la libertad de seguir el credo que quiere, en pasado no fue siempre así. Durante la “ocupación” soviética muchísimos templos fueron destruidos y miles de monjes fueron asesinados por su fe…

*

16 de febrero, día 45 [Ulán Bator]

Embajada china

embajada china

Los empleados de las embajadas chinas son unos desagradables. ¿Todos? Seguramente no, pero los de Suiza y los de Mongolia sin duda.

Hoy me presenté en la embajada con mi mejor sonrisa y mucha paciencia para pedir el visado chino. Si en Suiza me habían parecido bordes y poco colaborativos aquí no hicieron más que confirmar esa sensación.

Cuando a 10 minutos del cierre, y tras correr a buscar agencias de viajes, internet points e impresoras para preparar los documentos, vuelvo a la ventanilla la tía me dice que no existe servicio rápido para ciudadanos suizos…y que vuelva en 10 días…

*

17 de febrero, día 46 [Ulán Bator; -18°]

Are you going to record this? OK! Hi! I’m Jack…

Parece que hoy soy el único extranjero que anda por las calles de Ulán Bator. Seguramente no sea así, pero tampoco tenemos que ser muchos ya que me pararon dos veces en el medio de la calle. Los alumnos de magisterio de inglés necesitan entrevistar a unos extranjeros para una tarea, y parece que media clase se topó conmigo.

Así que nada este es mi papel: “Hi! I’m Jack, I’m from Switzerland and I’m travelling thru Mongolia. If I like Ulán Bator? Mmhhh… I guess so….mmmhhh… I think I need some more days to get the real city. Let’s say that…”

*

18 de febrero, día 47 [Ulán Bator; -8°]

Dulce no hacer nada
niña mongola

 Ya no me enfado por tenerme que quedar aquí más de lo planeado. Hoy he decidido relajarme, no salir de casa y ponerme seriamente con el blog. Y lo mismo voy a hacer los próximos días. Alternaré alguna visita puntual –mañana voy a ver una ceremonia en el mayor templo budista de la ciudad y el domingo tengo una excursión en las afueras- con horas de escritura, corrección y retoque de fotos.

Vivir viajando no significa estar por la calle todos los días visitando museos y sacando miles de fotos. De vez en cuando hace falta parar y reordenar las emociones.

*

19 de febrero, día 48 [Ulán Bator; -6°]

¡Feliz Tsagaan Sar!

monje budista

El Tsagaan Sar es la versión mongola del nuevo año lunar chino. El país para completamente durante tres días y las familias se reúnen. Sin embargo, la gente no celebra como estamos acostumbrados a hacer nosotros en Occidente. Normalmente, los miembros más ancianos de la familia reciben al resto de los parientes en su casa. Esta es una forma de respeto del joven hacía el viejo. Durante todo el día de hoy (y en parte también mañana y pasado), los núcleos familiares se mueven de una casa a la otra para tomar un té de leche y comer carne de cabra.

*

20 de febrero, día 49 [Ulán Bator; 2°… ¿2° en Mongolia en invierno?]

¡Ha llegado la primavera!

2015-02-17 18.02.28

Cuando hoy he salido de casa no me lo podía creer. A ver, estos días ha hecho buen tiempo y para ser invierno ha hecho incluso calor. Pero hoy ya nos estamos pasando: ¡2° grados! Hacía un mes o más que no salí a la calle con una temperatura que se acercara al cero.

Pero aquí estamos, Ulán Bator, la capital más fría del mundo me regala dos graditos y sol en febrero. J Y quién se va a quejar.

Mientras tanto yo sigo mi larga sesión de relax absoluto. Estoy actualizando el diario y (más o menos) pronto habrá novedades…

*

21 de febrero, día 50 [Ulán Bator, -28°, ¡ha vuelto el invierno!]

Comida india con latinos en Mongolia

Ayer me cambié de host, así que estos días me estoy quedando en casa de Rafa, un mexicano que lleva un año en UB trabajando de profe inglés y español. Pues sí, también de español. Esa es la primera sorpresa. La segunda es que en la ciudad hay más latinos. Chilenos, bolivianos, brasileños, cubanos, argentinos. Nunca habría pensado que tantos hispanohablantes vivieran en Mongolia.

Pero eso es, y hoy nos fuimos juntos a comer indio. Sí, comida india con latinos en Mongolia.

PS.: Parece que en UB vivan también dos chicos de mi región en Suiza. ¡Eso sí que es increíble!

*

22 de febrero, día 51 [Ulán Bator, -19°]

Otro día de relax

2015-02-17 18.10.50

Otro día de relax y escritura. En breve llegarán los frutos de estos días de ordenador y apuntes. Si Dios quiere tendréis un post fresco fresco sobre cómo solicitar el visado chino ya en un par de días. Ya veremos. Además, llegará la segunda entrega de la serie “3 cosas que hacer en…”. ¿De qué ciudad hablaré? En fin, estoy recuperando historias de las semanas pasadas, y poco a poco llegarán todas.

Anoche salí con unos nuevos amigos así que hoy el no hacer nada se justifica un poco más, la cabeza pesa más de lo habitual, ¿por qué será? 🙂

*

23 de febrero, día 52 [Ulán Bator, -22°]

Billete comprado

tren mongolia

Hoy hubo dos acontecimientos “importantes”: en la radio pasó mi tercera intervención sobre el viaje. Hoy hablé del fin de semana fuera de la realidad que pasé en compañía de la familia nómada. Si tenéis unos minutos le podéis dar a la foto aquí arriba, ahí están todas las grabaciones que he hecho hasta ahora. Pero ojo chicos, están todas en italiano.

Justo después de la llamada fui a comprar el billete de tren para la frontera. El jueves me voy. Vuelvo a subirme a un tren casi tres semanas desde la última vez. A ver qué tal los trenes mongoles.

*

24 de febrero, día 53 [Ulán Bator, -24°]

Visado pagado

2015-02-24 12.46.07

Hoy he visitado mi primer (y último museo) en Ulán Bator. La verdad es que el par de horitas que me tiré en el Museo Nacional de Mongolia fueron de lo más interesante de los últimos diez días. Y una vez más mi viejo carné de estudiante de la USAL ha echado una mano a mí presupuesto. Soy una rata, ya lo sé…

Pero ya sé que a nadie le interesa saber de Gengis Khan y del comunismo mongol. Así que hablamos de cosas prácticas: hoy di un paso más hacia mi futuro destino: China. Hoy fui a pagar el visado.

*

25 de febrero, día 54 [Ulán Bator, -16°]

¡Habemus visado!

visado china

¡Finalmente tengo el bendito visado chino en mis manos! Mañana puede empezar oficialmente el acercamiento al Gigante rojo. En la embajada me paró una chica portuguesa para preguntarme qué necesitaba para solicitar el visado… ¡El ciclo de la vida! Estoy seguro de que mis respuestas la ayudaron más que las que me dio a mí la amargada de las solicitudes hace diez días.

Esta noche me voy a tomar un par de cervecillas con unos amigos. Luego tendré que averiguar cómo pasar la frontera el viernes y dónde diablo coger el bus para Beijing.

Pero bueno, una cosa a la vez.

*

26 de febrero, día 55 [Ulán Bator, -17°]

Hasta la vista Mongolia

jinete mongol

Esta tarde volveré a montarme en un tren para empezar el acercamiento a la última etapa del Transmongoliano, Beijing. La que va a empezar hoy será una verdadera aventura. Digo esto porque no he podido encontrar casi informaciones sobre cómo pasar la frontera entre Mongolia y China ni dónde y cuándo coger el bus nocturno para Beijing. Obviamente, tampoco sé a qué estación voy a llegar a Beijing, pero bueno, no tiene que ser difícil desplazarse una vez ahí, la ciudad tiene tan solo 23 millones de habitantes…

Tengo la sensación de que la entrada en China va a ser memorable…

*

27 de febrero, día 56 [de Zamyn Uud a Erlian (China), °]

El dormitorio móvil para Pekín

bus cama a Pekín

Los chinos han llevado al extremo el concepto de bus-cama. No podéis imaginaros la sorpresa cuando me monté en el autobús para Pekín. Pagaría para volver a ese momento y ver mi cara en un espejo. El bus del trayecto Erlian-Pekín tiene 39 plazas, pero ninguna de ellas es un asiento… de hecho el bus es un especie de dormitorio móvil con 39 literas.

Así que nada, son las 3 de la tarde y no me queda otra que seguir el ejemplo de mis compañeros de viaje: me encajo en mi litera y me tapo con mi edredón. ¡Buenas noches, gente!

*

28 de febrero, día 57 [Pekín, °; ¿está nevando? Pues sí, está nevando :/]

Un pueblito llamado Pekín

beijing

Tras un viaje no precisamente cómodo y con siete horas de retraso he llegado a Pekín. ¿Dónde? No tengo ni idea y parece que nadie a mí alrededor sepa decirme el nombre de la estación o dónde está la parada de metro más cercana. En fin, Pekín es un pueblecito de nada, no será difícil ubicarse, ¿no? Sin embargo, la vida está llena de sorpresas y cuando menos lo esperas manda en tu ayuda al único taxista honesto del planeta. Así que en nada (dos horas y pico de taxi después…) llego a casa de mi nueva host.

¡Estoy en Pekín!

*

01 de marzo, día 58 [Pekín, 12°]

Plaza Tiananmen

chinita bandera

Hoy en Pekín el cielo es sorprendentemente azul y el sol empieza a calentar un poquito. Hoy es primavera en la ciudad. Y yo no podría pedir más de la vida.

Llamadme nostálgico, llamadme turista del montón, pero la primera visita la reservo a Plaza Tiananmen, lugar histórico y emblemático de toda la China moderna. La zona está patrullada por un número excesivo de policías y pasar el control es aburrido y pesado, pero dentro la plaza parece de estar en un anuncio del gobierno chino. Familias felices, niños con banderitas rojas y grupos en pose delante del retrato de Mao.

*

02 de marzo, día 59 [Pekín, 11°]

“¿Whel al you flom?” o, el timo del falso estudiante
tiananmen

Paseando por el centro de Pekín pasa algo muy curioso. El modus operandi siempre es el mismo. Alguien se acerca al turista de turno: “¡Hello! ¿Whel al you flom?”. Luego le dicen que son estudiantes de inglés que quieren practicar el idioma. Enseguida le preguntan si quiere ir a tomar un té o una cerveza con ellos.

El problema es que al rato de estar en el bar tu nueva amiga (normalmente son chicas) se levanta para ir un momento al baño y se pira por la puerta trasera dejando al pobre turista con una cuenta inflada de maravilla para pagar…

*

03 de marzo, día 60 [Pekín, 4°]

Pensamientos en la Gran Muralla

image

El viaje sigue y la vida que tienes lejos del tráfico pequinés y los noodles picantes da vueltas como un caballo en el rodeo. A veces es complicado gestionar ese caballo; a veces es simplemente imposible.

Mientras tantos, yo llevo tres días con un resfriado de cojones. El cambio de clima me ha alegrado el espíritu, pero me está machacando el físico.

Por cierto, ¿os he dicho que hoy he ido a la Gran Muralla? Ni intento describir la sensación que he probado paseando solo encima de esa obra maestra. Después de San Basilio en Moscú, otra imagen mítica toma forma.

*

04 de marzo, día 61 [Pekín, 5°]

En la embajada de Vietnam

la foto

5: estos son los minutos que pasé el otro día en la embajada vietnamita. Cinco minutos fueron suficientes para rellenar el formulario, recortar y pegar la foto, pagar el visado y darle las gracias a la amable y disponible empleada.

3: tres minutos o poco más es el tiempo que he pasado esta mañana en la misma embajada. Justo el tiempo de recoger mi pasaporte, controlar que todos los datos estuvieran bien y despedirme de la misma encargada.

Los chinos deberían seguir el ejemplo de sus vecinos del sur y aprender a tratar con la gente que quiere visitar su país.

*

05 de marzo, día 62 [Pekín, 4°]

De cambios y caminos

budda

¿En qué medida los acontecimientos de la vida privada de quien escribe deberían afectar al texto? Si se vuelca demasiado de lo privado se corre el riesgo de transformar el blog en un diario íntimo. Las exaltaciones y las frustraciones oscurecerían al relato de viaje que, al fin y al cabo, es la razón que atrae al lector al blog. Por otra parte la falta total de esas mismas emociones privaría el texto de su alma recóndita.

Esta noche me voy a Xi’an. De momento el viaje sigue su camino. Pero de repente los rasgos del destino final han cambiado radicalmente.

*

06 de marzo, día 62 [Xi’an, 11°]

La escalera mecánica más larga de Asia

templo china

Estaréis de acuerdo conmigo en que cuando lo primero que tu host te dice sobre su ciudad es que tiene la escalera mecánica más larga de Asia (o incluso del mundo, no me acuerdo bien) –y además te lleva a verla- en tu cabeza empieza a sonar una alarma: “¿qué tipo de ciudad es esta si una de sus atracciones es una escalera mecánica?”

Por fortuna, después de ver y tomar la famosa escalera, Catherine me invitó al restaurante a comer una riquísima cena china y mi primera impresión sobre Xi’an ha ido cambiando bocado tras bocado.

¡Adoro la comida china!

*

07 de marzo, día 63 [Xi’an, 15°]

El ejército de terracota

ejercito terracota

Una de las atracciones imperdibles del cualquier primer viaje a China es el Ejército de terracota. Las estatuas en tamaño real del guerreros fueron enterradas cerca de la tumba de su Emperador, en las afueras de Xi’an. El ejército fue construido durante la época de la Dinastía Qin (221-206 a.C.), periodo fundamental en la China antigua durante el cual el Emperador Qin consiguió unificar al país por primera vez.

Una de las cosas más impresionantes de toda la obra son los detalles de los rostros de los guerreros, todo distintos ente ellos, que le da a cada soldado un aire humano.

*

08 de marzo, día 64 [Xi’an, 17°]

Pero, ¿cuántos son?

xian muslim street

No sé por qué, pero aquí aún más que en Pekín (que es grande más del doble) me estoy dando cuenta de la cantidad de chinos que hay en este mundo. Prácticamente para cualquier cosa hay que hacer cola, las calles están llenas de coches, motos, bicis, peatones… Los centros comerciales, más numerosos que los templos, están siempre petados de gente.

Uno de los mejores ejemplos de este caos terrenal es el antiguo barrio árabe. Aquí además es muy llamativo el mix étnico chino-árabe de los vendedores en los puestos de comida (de ellos hablaré más adelante).

Xi’an tiene su punto.

*

09 de marzo, día 65 [Xi’an, 13°]

Ni un podrido billete de tren más

bell tower

Tienes la prueba definitiva de que los chinos son muchísimos cuando entre semana, y con dos días de antelación, no consigue encontrar ni un podrido billete de tren para ir a más de 1500 km de distancia, ni para hasta tres días más tarde.

 Entonces, el destino te pone delante de un imaginario cruce: un camino va hacia una plaza en “cama soft” del valor de tan solo 120 euracos, el otro es una surrealista y mortífera cuesta arriba sinónimo de 21 horas de pie por 27 euros.

¿Hace falta decir cómo pasaré el día en tren entre Xi’an y Shanghái?

*

10 de marzo, día 66 [de Xi’an a Shanghái, 11°]

Voy a visitar la pagoda. No, me quedo en el parque

_DSC0982

Primero: en China todo se paga. Y si es verdad que todo en esta vida tiene un precio, tampoco hay que pasarse como hacen por aquí.

Segundo: nunca había visto ni visitado una pagoda y me pareció buena idea ir a ver una.

Tercero: en China todo se paga. ¿Ya lo he dicho?

Voy al monasterio donde se encuentra la pagoda y pago la entrada, paseo por el parque, saco  fotos, los chinos me sacan fotos a mí… y cuando llego finalmente a la pagoda e intento entrar los de seguridad me bloquean y me dicen que necesito comprar otro billete…

*

11 de marzo, día 67 [por fin en Shanghái, 16°]

Una odisea sin fin

2015-03-05 21.00.15-2

Las últimas 21 horas han sido las más extenuantes de mi vida.

Las premisas eran malas desde el principio: tuve que comprar un billete para quedarme en los pasillos del tren, nada de asiento…

Tras dos horas de pie recibiendo maletazos por todas partes, el empleado ve que mi destino es “Shanghai” se ríe y movido por un sentimiento de profunda pena va en búsqueda de un asiento. Cómo consiguió un asiento no lo quiero saber.

Las otras 19h las pasé  encajado entre ojos rasgados curiosos hasta el límite de mi aguante y en posición innatural a causa de las mochilas…

*

12 de marzo, día 68 [Shanghái, 19°]

French Concession: la China (que fue) europea

_DSC1127b

Es raro pasear por China y ver cabinas del teléfono rojas al estilo británico y mansiones de los años 30 al estilo europeo. El French Concession es una de las zonas de Shanghái que durante un siglo estuvo bajo el control extranjero.

Al final de la Guerra del Opio Shanghái se transforma en uno de los puertos más importantes del mundo y hasta la llegada de Mao en 1949 la comunidad europea que vive y trabaja aquí es muy amplia.

Hoy en día Shanghái mantiene su estatus de urbe internacional y es sin duda la ciudad china que más extranjeros acoge.

*

13 de marzo, día 69 [Shanghái, 21°]

Cena china

2015-03-12 13.57.09-2

Imaginaos el típico restaurantito chino (en China). Paredes amarillentas por los neones y escasas decoraciones. Dos filas de mesas y en medio el pasillo.

El menú es un poster en la pared detrás de una mesita que hace de caja. No hay imágenes, ni mucho menos traducción al inglés.

El dueño-camarero te mira y tú miras al menú como si de repente los caracteres chinos empezaran a tener algún sentido.

Unas gotas de sudor te bañan la frente. Levantas el brazo y señales algo al azar en la pared.

Hoy hay pata de cerdo con arroz. Podía haber ido mucho peor…

*

14 de marzo, día 70 [de Shanghái a Guilin, 15°]

Pa’l sur

2015-03-14 16.35.55-2

Ya se viene el último viaje largo en tren (o eso creo): 20 horas entre Shanghái y Guilin. Esta tarde me voy pa’l sur, pa’l sur, pa’l sur…

Después de la China histórica – Pekín y Xi’an- y de la China más internacional y moderna –Shanghái-, completo el tour clásico del País con la China de paisajes y naturaleza. Las últimas etapas serán Guilin –más que nada una fugaz escapada de un día- y Yangshou, que por lo que he leído es uno de los pueblos más característicos por sus ríos y sus montañas, por la campaña, los arrozales y su gente.

*

15 de marzo, día 71 [Guilin, 19°]

Guilin, otra ciudad más

_DSC1247

El otro día alguien me dijo que Guilin es una ciudad distinta de las demás porque es más pequeña. Y una mierda. J Guilin ronda los 4 millones de habitantes y su centro a mí no me pareció distinto del de otras metrópolis chinas: motos, tráfico descontrolado, ruidos de claxon, carritos de comida y mucha mucha gente.

En fin, lo que quiero decir es que fundamentalmente estoy harto ya de estar por ciudades. Necesito un poco de tranquilidad, necesito no tener que coger el metro y ya no quiero cruzarme  con un centro comercial cada dos calles.

Necesito ir a Yangshou.

*

16 de marzo, día 72 [de Guilin a Yangshou, 17°]

Estoy en Yangshou. O por ahí cerca

_DSC0153

La primera sorpresa, que todavía no sé si buena o mala, es que el tío de la mototaxi tuvo que conducir unos 15 minutos y salir de Yangshou para dejarme en la entrada de la escuela donde “trabajaré” y viviré estos días. Quería un pueblito y en un pueblito he ido a terminar. Muy bien. Aquí voy a tener una buena muestra de lo que es la China rural.

Tony me ha dado la bienvenida y me ha llevado a ver la escuela, el comedor y mi habitación (¡tengo cama!). El sitio está bien, pero por todas partes se ven obras.

*

17 de marzo, día 73 [Yangshou, 19°]

Yo solo buscaba a un host

_DSC1189

Por correo Tony me propuso este trato: “vas a quedar dos horas al día con unos estudiantes para que puedan practicar su inglés. A cambio te vamos a dar una cama, dos comidas al día y una cerveza después de cada “clase” (lo de la cerveza no me lo dijo, lo descubrí yo después 🙂 ). Ah, por cierto, te puedes quedar todo el tiempo que quieras.”

Ahora bien, sé que a veces puedo ser un poco rata, pero juro que cuando publiqué el mensaje en  Couchsurfing solo buscaba a un host para unos días.

A dar clases de inglés pues…

*

18 de marzo, día 74 [Yangshou, °]

En bici por el campo

_DSC0023-2

Los días en la escuela tienen su propio ritmo, lento y totalmente despreocupado. Las dos horas de conversación por la tarde nos permiten –a mí y a los otros dos voluntarios Jessica y Mitchell- organizar nuestros días como mejor creemos. Mitchell por la mañana asiste a una clase de Thai Chi y Jess sale a correr. Yo hoy después de comer he pedido una bici y me he ido a dar una vuelta por el campo, a orillas del rio Yulong. Me he perdido entre carreteras de tierra, gallos, gallinas y niños. Entre miradas sorprendidas, sonrisas y muchos “Hello! Ni hao!”

*

19 de marzo, día 75 [Yangshou, 30°]

¿El casco? ¿El que…?

_DSC0080

El tema del tráfico en China, de la forma de conducir y de portarse en la carretera tomaría un libro entero, no 101 palabras.

El paraíso para los piratas de la carretera es China, lugar donde el concepto de dejar paso se hace borroso, la diferencia entre izquierda y derecha se pierde y el semáforo es un simple ornamento coloreado. ¿El casco? ¿El que…?

En el campo la situación mejora solo a nivel de números: disminuyen los coches y los decibelios, pero la actitud es la misma: no existe número máximo de pasajeros por moto y manda quien pita más fuerte…

*

20 de marzo, día 76 [Yangshou, 23°]

El sueño de una vida

_DSC1173

El English Corner, las dos horas diarias de conversación que tengo con los alumnos de la escuela, se están revelando interesantísimas ocasiones de intercambio cultural y me están regalando alguna que otra sorpresa.

Los estudiantes tiene todas alrededor de 30 años (las mías son todas chicas sí), casi todas han terminado sus estudios, muchas trabajan y algunas tienen hijos. ¿El gran sueño común? Aprender inglés para abrir una empresa en Shenzhen, hacer negocios con otros países y hacer mucho dinero.

El dinero es una constante en la sociedad china, el individualismo es otra. Los tiempos del comunismo parecen acabados para siempre.

*

21 de marzo, día 77 [Yangshou, 22°]

De cervezas (malas) chinas

2015-03-22 22.11.03

Tomarse un par de cervezas de vez en cuando no es delito, ¿no? no es algo que haga muy a menudo, fundamentalmente por dos razones: la primera es que aguanto cada vez menos la resaca y, además, el alcohol suele sacudir malamente el presupuesto del viaje.

Lo que sea, esta noche salimos a West Street para tomar un par de cervezas (malas) chinas, la calle más turística de Yangshou. Del principio al final llena de restaurantes, bares y tiendas de recuerdos.

De momento el turismo es todavía en mayoría nacional, pero son cada vez más las caras occidentales entre la masa.

*

22 de marzo, día 78 [de Yangshou a Xingping a Yangshou]

Último día en Yangshou

_DSC0125

Pospuse las despedidas más que pude, pero mañana hay que cargar con las mochilas e ir finalmente a Vietnam.

Hoy me fui a un pueblito de la zona. Las fotos prometía mucho y los comentarios de los que ya conocían el sitio no hicieron sino aumentar mis expectativas.

Obviamente la realidad fue distinta y una sola callecita repleta de turistas, tiendas de recuerdos y restaurantes no pudo hacer nada para evitar mi enorme decepción. Si le sumamos las casas símil-antiguo… el desastre está servido.

P.D.: Salvó el día la fenomenal vista desde la cima de una montaña a la que subimos.

*

23 de marzo, día 79 [de Yangshou a Hanoi (Vietnam); 21°]

Hoy tuve que comer en un Fast Food…

2015-03-22 00.04.57

Sé que el dato no os producirá ninguna emoción particular, pero sentía la necesidad de decirlo. Desde hace dos días mi cuerpecillo es víctima de una intoxicación alimentar.

Resumido: la comida china ya no la puedo ni oler.

Lo que es una pena, porque todo lo que probé en el último mes me encantó, pero si veo un noodle más reviento.

La cosa curiosa es que si me hubiera pasado en Suiza me habría cocinado un arroz blanco y una sopita…pero ya que estos me salen por las orejas, la cura es roer una buena hamburguesa grasienta.

El mundo al revés.

*

24 de marzo, día 80 [Hanoi; °]

Gooooood Morning Hanoi!

2015-03-24 06.49.14

El sol empezaba a iluminar las afueras a través de las nubes. Cuando dejé la estación Gia Lam empezó a gotear y para cuando iba a cruzar el río Rojo para entrar en la ciudad llovía a cantaros.

El puente ferroviario oxidado tiene dos estrechos carriles laterales para las motos y una mini y destrozada acera que no deja mucho a la imaginación. Si tropiezas te recogen directamente en el Delta del Mekong.

La lluvia, el dolor de espalda y el cansancio, la ciudad que toma luz y un mar de motos fuera de control.  Entrar por esa vía tuvo algo de apocalíptico.

*

26 de marzo, día 82 [Hanoi (Vietnam); 19°]

(No) profes de inglés

2015-03-19 16.46.43

Greg estudió Biología y hace unos años decidió cambiar estilo de vida. Sintió la necesidad de viajar y ya que de solo viaje no se vive se recicló en el trabajo del siglo: profe de inglés.

El mundo esté lleno de profesores de inglés. Pero la cosa realmente curiosa es que ninguna de las personas que he conocido en este viaje era realmente profe de inglés, ninguno de ellos era ni siquiera profe de verdad. Sin embargo todos tenían el único requisito (casi) siempre indispensable: ser nativo de inglés.

Pues sí, lo sé, la mía es pura y sencilla envidia cochina.

*

27 de marzo, día 83 [Sapa, 20°]

De tour con Vietnam Nomad Trail

_DSC0270

Hoy me he ido de tour. No suele pasar muy a menudo pero a veces es casi inevitable sumarse a uno de estos grupos de turistas. He llegado a Sapa de madrugada y sobre las 6h30 he salido del autobús aparcado en la estación. Esto de dormir en el bus parado es genial.

Al rato iba detrás de Thanh, el tío de Vietnam Nomad Trail que nos guió por geométricos arrozales y minorías locales a través de una de las regiones más características de Vietnam. La excursión valió totalmente la pena y las zonas alrededor de Sapa son objetivamente muy espectaculares.

*

28 de marzo, día 84 [de Sapa a Hanói, 24°, verano en altura]

Entre batidos y artesanía

_DSC0206

Normalmente no tiro el dinero en cosas que no necesito de verdad, y restaurantes, ropa, tour, etc. no entran casi nunca en mi presupuesto.

Sin embargo, entre ayer y hoy he sacado la cartera con cierta frecuencia. Sapa está repleta de mujeres y niñas de las minorías étnicas vendiendo artesanías. Y si es verdad que las mujeres son más pesadas que una peli rusa en blanco y negro, las niñas tienen esa mirada que hace casi imposible decir que no tres veces seguidas.

Ah, y también me tomé dos batidos de piña en una terraza.

Y no me siento nada culpable.

*

29 de marzo, día 85 [de Hanói a Danang, 24°]

De Street food

2015-03-29 11.38.27

Admito que me costó un poco volver a acercarme a esos puestecillo al lado de la carretera. Como ya sabéis, dejé China con el estómago revuelto y harto de noodles y arroz pegajoso.

Los primeros días en Hanói intenté no pensarlo, pero empujé mi cuerpo más allá de su objetivo aguante. Eso lo pagué con un día y una noche de los más finos.

Pero ahora he vuelto. Me costó, pero hoy Phon ni se planteó otro plan para mí. Hoy comimos comida callejera, tomamos zumo de caña y limonadas caseras. Por la crónica, todo fue espectacular y yo sigo vivo.

*

30 de marzo, día 86 [22 horas en el bus a Danang, 31°]

Comunicación no verbal

Por suerte a menudo verdaderas odiseas se convierten en momentos inolvidables. En el bus hacia Danang era el único occidental y en la primera parada se me acerca un vietnamita de unos 60 años y me ofrece su bong, la clásica pipa local hecha de bambú. Yo no fumo, pero, ¿cómo rechazar lo que era sin duda un intento de comunicación y una seña de hospitalidad?

A la hora de la comida, el mismo hombre, después de unos intentos de comunicación verbal, se sienta a mi lado y comparte conmigo una botella de vino de arroz, algo parecido a nuestro aguardiente…

*

31 de marzo, día 87 [Danang, 30°]

My Casa

2015-03-31 14.22.14

My casa” es el nombre del restaurante que Jorge y Sharon abrieron aquí en Danang hace casi un año. Jorge es un amigo de los tiempos de la Erasmus en Salamanca y cuando empecé esta travesía tenía claro que Danang iba a ser una de las etapas. Y aquí estoy.

Lo primero que me llama la atención es la cantidad de gente que órbita alrededor de la casa. Pero de todo esto, de la gente y de cómo funciona el My casa hablaré más adelante en un post.

De momento, después de un día de viaje, me merezco una cervecita fresca.

*

01 de abril, día 88 [Danang, 33°]

De excursión a la montaña

10333445_10153282371585827_3874122859138873575_o

Hoy he alquilado una moto y con el resto de los chicos de My Casa hemos ido de excursión. La carretera sube por el flanco de la montaña que da a la costa y el panorama es simplemente espectacular. Danang se asienta en una bahía y la vista no puede sino seguir la vuelta natural de la tierra, calles y casas, una franja beige de arena y luego el mar. No muy lejos se vislumbra también una isla, por lo que me dicen hay más, pero una nieblita las conserva en la imaginación.

En la cima nos espera una cerveza fresca.

*

02 de abril, día 89 [Danang, 34°]

De asado argentino

2015-04-01 18.40.14

Sigue el ritmo extenuante en Danang y en el My Casa… 🙂 Hoy hemos empezado unas obras alrededor de la casa para convertir ese espacio en una zona bar.

Pero aún más significativo y destacable, esta noche hemos organizado un asado argentino para chuparse los dedos. La carne era vietnamita, pero el asador era de Buenos Aires. El My Casa estaba cerrado hoy porque el miércoles es día de descanso, así que nos reunimos habitantes de la casa y amigos para celebrar la vida y pasarlo de lujo un rato.

Tengo la sensación de que mi estancia va a ser particularmente placentera.

*

03 de abril, día 90 [Danang, 33°]

Yo de aquí no me muevo

2015-04-12 15.50.29

Hoy creo haber tomado dos decisiones importantes. La primera es que este sitio me encanta, el estilo de vida de la gente de aquí también y veo en un futuro no muy lejano algo parecido también para mí (y Rosana). Ahora “solo” tengo que convencerla a ella. 🙂

Segundo, el centro de Vietnam y el caos de Ho Chi Minh los guardaré para otra visita. Yo de aquí no me muevo. He decidido que bajaré a la metrópoli solo en el último momento, justo para coger el avión que cerrará esta aventura y me llevará al otro lado del mundo, en Misisipi.

*

07 de abril, día 94 [Danang, 33°]

Este adiós maquilla un hasta luego…

2015-04-04 23.09.26

Cómo se lo explicas a los que no estaban ahí? Cómo les hablas de esa gente especial que transformó tus días en memoria; tu estancia en infinito? Kata, Charlie, Iosune, Jorge, Ela y Sharon, Asia, Aaaron… cómo le sonarán estos nombres a la gente?

Con ellos soñé con calma.

Este es un adiós que muchos habéis vivido y por eso sabéis lo que duele. Dejo gente que ni se nombrar, dejo costumbres que me atraparon, novedades que me hicieron crecer. Dejo una casa que es hogar; gente que ya es familia.

Para decirlo con Sabina: “este adiós maquilla un hasta luego”…

*

08 de abril, día 95 [Danang, 34°]

Cerrando como Dios manda

2015-04-08 16.34.08

Mi estancia en Vietnam no podía terminar de forma mejor. Hoy fuimos a la playa a darnos un chapuzón, tomar cerveza y pasar un rato en compañía como hacemos desde hace 10 días. Por la noche celebramos el primer aniversario del restaurante con una tremenda barbacoa, mucha buena gente, sandía a la vodka y unas cuantas cervezas más. En serio, ¿qué más podría pedir?

Voy a echar de menos a este sitio, pero lo que más me entristece es despedirme de estos últimos increíbles compañeros de viaje.

Los caminos futuros aún están por dibujarse, ojalá los nuestros vuelvan a coincidir pronto.

*

09 de abril, día 96 [Ho Chi Minh, 35°]

To be continued…

2015-04-09 12.44.04

Estoy en Ho Chi Minh y a las 23h55 me montaré al avión que pondrá el punto final a este viaje. Casi no me lo creo, al final he juntado en serio Berlín y Ho Chi Minh.

Ahora es el momento de echar cuentas y empezar a reorganizar las emociones y revivir toda la travesía a través de fotografías y recuerdos. Los km al final han sido 19’680; el gasto promedio diario en comida 3 euros; las noches de alojamiento pagadas 1; el viaje más largo en tren duró 51 horas y la espera más breve para hacer autostop 1 minutos….

Share with your friends










Enviar
0 likes Alemania , China , Estonia , Letonia , Lituania , Mongolia , Rusia , Vietnam # , , , , , , , ,
¿Te unes a Libertad Viajera?

Únete al newsletter y recibe un regalo cada 15 días

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

3 thoughts on “De Berlín a Ho Chi Minh en 101 palabras

  1. Mantas dice:

    Wow, i did not know Uzupis has even an army of 17 people! 🙂 How great 🙂

    1. Jack dice:

      Hey!
      Maybe some of your friends are member of this army! No? 😉

  2. pablo dice:

    Que buen viaje y qué bueno poder ir escribiendo todos los días un poco! muy bueno el formato que elegiste para postear! saludos viajero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jack

Amante de la comida callejera, los autobuses incómodos, las carreteras polvorientas y los colchones en el suelo; amante de todo lo que está al otro lado de la ventana. Amante del mundo y de la buena compañía.

Me llamo Jack y en este espacio virtual comparto emociones reales.

El ojo detrás de la cámara, los dedos que teclean, la mente que, a veces, piensa: todo eso me pertenece; así como los derechos sobre los textos, las fotos y las informaciones publicadas en Libertad Viajera.

¿Te unes a Libertad Viajera?

Recibe las últimas actualizaciones de Libertad Viajera directamente al correo y sigue viajando conmigo. Solo tienes que rellenar el formulario de aquí abajo. Cada 15 días habrá una sorpresa esperándote

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

ESTE BLOG PARTICIPA EN
La Comunidad Viajera