Share with your friends










Enviar
  • es
  • it
Mayo 3, 2014 at 3:05 pm

Chernobyl, una historia sin fin

Chernobyl, una historia sin fin

El 26 de abril de hace 28 años la humanidad se enfrentaba al accidente nuclear más grave de la historia y volvía a vivir en su piel la potencia destructora de esta energía después de la bombas de Hiroshima.

Era alrededor de la una y media de la noche cuando el reactor número cuatro de la central nuclear de Chernobyl, un pequeño pueblo de la difunta Unión Soviética, explotó marcando un trágico antes y después en la historia del mundo. Según los relatos de los habitantes de los asentamientos cercanos, una enorme lengua de fuego saltó hacia el cielo de la noche rusa. Parece que la explosión llegó a más de 1000 metros de altura. El accidente de Chernobyl, en un primer momento ocultado por los señores de Moscú, cumplió hace poco 28 años.

chernobyl-1

Hace tan solo unos días, tuve la suerte de poder participar en una de las visitas organizadas en la Exlusion Zone de Chernobyl. A pesar de no ser un amante de este tipo de visitas, esta es la única forma de acercarse al reactor número cuatro, a la ciudad fantasma de Pripyat y a los pueblos desaparecidos a causa del accidente. Yo elegí Ukranian web y la verdad es que me quedé más que satisfecho.

chernobyl-1-3

A 40 km de la central encontramos el primer checkpoint del ejército ucraniano. En esta primera zona están los pueblitos evacuados después del desastre, entre ellos el de Chernobyl, en parte resurgido gracias a la gente que trabaja en la central nuclear – la “limpieza” de los residuos se calcula en siglos- y gracias también a un grupo de los originarios habitantes que decidió volver a su casas. Sin embargo, la vida de esta gente sigue marcada por la ley de la explosión y regularmente todo el mundo tiene que efectuar controles de radioactividad.

chernobyl-5

El segundo checkpoint se encuentra en un rayo de 10 km e incluye el tristemente noto reactor 4. El plan original de las autoridades soviéticas era construir doce reactores, cuando el proyecto se bloqueó en el 1986 se estaba erigiendo el sexto, que nunca se terminó. Una vez que las autoridades se enteraron del desastre empezó una carrera contra el tiempo para enterrar los residuos más destructivos en el mismo reactor 4. Todo se hizo de forma silenciosa para intentar custodiar entre los confines soviéticos el terrible secreto. Desgraciadamente, viento y lluvia contribuyeron a expandir las escorias más ligeras. Sin embargo, lo que más preocupaba eran los residuos más pesados como el uranio y el plutonio, los que siguen enterrados en el reactor. Las condiciones extremas no permitían a las personas de quedarse cerca del reactor por más de unos pocos minutos y por eso llevar a cabo el trabajo fue una verdadera empresa. Hace pocos meses se completó la primera mitad del nuevo escudo que irá a sustituir al original.

Sin duda, la parte más interesante de todo el tour fue pasear por las calles llenas de árboles y hierbas de la ciudad fantasma de Pripyat. Fundada en 1970, esta ciudad acogía a más de 50’000 habitantes en la época del desastre, unos 10’000 de ellos trabajaban en la central. Moderna y en la vanguardia por sus tiempos, Pripyat no paraba de crecer, las cosas iban también que al parecer el sueldo medio de la población era el doble que el del resto del país. Desde finales de abril de 1986 ya nadie vive en Pripyat, de prisa y corriendo la ciudad se vació y en menos de treinta años la vegetación volvió a conquistar lo que se le había quitado. Hoy, los enormes edificios en estilo comunista, vacíos y rodeados de ramas y hojas, crean un ambiente surrealista. Gracias a los chicos de Ukranianweb pudimos entrar en las cáscaras de la antigua escuela y del centro deportivo. Mesas, pizarras y libros siguen ahí, solo en parte escondidos por el polvo. La atmosfera hiela la sangre. Estoy seguro de que alguien recordará una de las imagines más famosas de Pripyat, la de la noria abandonada que, junto al resto del parque de atracciones, no volverá a ver ningún niño jugar con ella. El pequeño parque de atracciones da escalofríos.

chernobyl-2-3

Parece mentira, pero en un primer momento las autoridades soviéticas quisieron mantener secreto el accidente para no generar pánico. Es evidente que no consideraron con lucidez la situación. Otra decisión por lo menos opinable fue la de volver a activar los primeros tres reactores solamente unos meses después del 26 de abril de 1986. La central nuclear de Chernobyl cerró definitivamente en el 2000. Si es verdad que la explosión hizo solo un muerto, las consecuencias de aquella noche siguen persiguiéndonos casi 30 años después.

*

Si queréis ver más imágenes de esos lugares, aquí tenéis un foto reportaje sobre mi tour a Chernobyl y Pripyat. No os lo perdáis.

Share with your friends










Enviar
0 likes Ucrania # , , , , ,
¿Te unes a Libertad Viajera?

Únete al newsletter y recibe un regalo cada 15 días

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

3 thoughts on “Chernobyl, una historia sin fin

  1. Clemente dice:

    Lo siento pero yo tmb viajé con http://ukrainianweb.com/chernobyl_ukraine.htm, q es la empresa que publicitas, y me pareció realmente mala, primero porque no cumplieron con el itineario establecido, y segundo porque eran muy mal educados, además de que no disponían de visitas en español (algo que si ofrecen otras), y estuvieron menos del tiempo del indicado.

    1. Jack dice:

      Hola Clemente!
      Qué mal lo que cuentas! 🙁 Yo tuve una buena experiencia con ellos, respetaron horarios y recorrido, pero te creo vamos. Lo del tour en español ellos lo ofrecen solo en inglés y la verdad es que yo en esas fechas no habría tenido otra opción ni con las otras compañías. :S

      Espero que a pesar de lo que dices hayas podido “disfrutar” de Chernóbil y Pripyat que son lugares realmente increíbles.

      un saludo y gracias por pasarte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jack

Amante de la comida callejera, los autobuses incómodos, las carreteras polvorientas y los colchones en el suelo; amante de todo lo que está al otro lado de la ventana. Amante del mundo y de la buena compañía.

Me llamo Jack y en este espacio virtual comparto emociones reales.

El ojo detrás de la cámara, los dedos que teclean, la mente que, a veces, piensa: todo eso me pertenece; así como los derechos sobre los textos, las fotos y las informaciones publicadas en Libertad Viajera.

¿Te unes a Libertad Viajera?

Recibe las últimas actualizaciones de Libertad Viajera directamente al correo y sigue viajando conmigo. Solo tienes que rellenar el formulario de aquí abajo. Cada 15 días habrá una sorpresa esperándote

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

ESTE BLOG PARTICIPA EN
La Comunidad Viajera