Share with your friends










Enviar
  • es
  • it
Abril 5, 2014 at 4:00 pm

Proyecto Budapest: derrumbemos la ciudad; volvamos a reconstruirla

Proyecto Budapest: derrumbemos la ciudad; volvamos a reconstruirla

Budapest: un privilegio que no quiero desperdiciar

Budapest es considerada una de las capitales europeas con más charme. Y quien haya estado no puede más que confirmarlo. Pocos se despiden de ella decepcionados. Recuerda a Praga y Viena y tiene algo también de Madrid. Pero es única. Desde que he llegado a Hungría ya he estado aquí tres veces y otras tantas me faltan antes del verano. El hecho de estar tan cerca – Eger queda a menos de dos horas en autobús – me está llevando inconscientemente a visitarla poco a poco, sin el afán que suele caracterizar las excursiones del fin de semana. Un privilegio que no quiero desperdiciar.

El otro día, en el bus que nos estaba llevando al Memento Park – un lugar de culto para nostálgicos comunistas (y desafortunadamente poco más) – empecé a pensar en la cantidad de enfoques diferentes desde los cuales podría reconstruir la Budapest que estoy conociendo. Matices sin aparentes zonas de contacto entre ellos, pero que crean en un mágico conjunto a la reina del Danubio. Húmedos bares en decadentes edificios del siglo XIX, termas que recuerdan tiempos en los que hombres y mujeres se bañaban por separado, cementerios de estatuas (e ideas), el contraste entre las dos medias naranjas, Buda y Pest. Y luego las atracciones turísticas y los rincones más recónditos. Ferencváros y el barrio judío. Museos y comedores populares.

Estaba pensando en todos los Yos de Budapest, distintas partículas de la misma alma. Y entonces di cuenta de que si quería hablar de Budapest en Libertad Viajera la única manera de hacerlo era seccionando la ciudad para volver a reconstruirla. Derrumbemos las Budapest de las guías y volvamos a reconstruirla más personal, más íntima. Una serie de post dedicados a mi capital actual. Empezaré de lo más evidente para llegar a lo más escondido; iré de lo prefabricado a lo todavía por armar. O al menos esta es la idea ahora.

Existe una Budapest must see, una underground y alternativa, una art nouveau, otra está hecha de baños termales, otra más es muda. Otras Budapest más se dejará ver más adelante, otra solo me la imaginaré y algunas no seré capaz de verlas. Tengo en la cabeza algunas imágenes, veo más o menos donde tengo que pinchar el bisturí para empezar a seccionar, pero todavía necesito documentarme, espiar manosear husmear saborear escuchar. Necesito vivir más Budapest, acercarme a ella. En dos semanas volveré a quedar con ella, estoy ansioso de descubrir que querrá enseñarme esta vez. De momento empiezo a ordenar sensaciones.

Share with your friends










Enviar
0 likes Hungría , Reflexiones # , ,
¿Te unes a Libertad Viajera?

Únete al newsletter y recibe un regalo cada 15 días

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Jack

Amante de la comida callejera, los autobuses incómodos, las carreteras polvorientas y los colchones en el suelo; amante de todo lo que está al otro lado de la ventana. Amante del mundo y de la buena compañía.

Me llamo Jack y en este espacio virtual comparto emociones reales.

El ojo detrás de la cámara, los dedos que teclean, la mente que, a veces, piensa: todo eso me pertenece; así como los derechos sobre los textos, las fotos y las informaciones publicadas en Libertad Viajera.

¿Te unes a Libertad Viajera?

Recibe las últimas actualizaciones de Libertad Viajera directamente al correo y sigue viajando conmigo. Solo tienes que rellenar el formulario de aquí abajo. Cada 15 días habrá una sorpresa esperándote

Psst! Recuerda confirmar tu suscripción con el mail que te acabo de enviar

¿Te perdiste este post?
ESTE BLOG PARTICIPA EN
La Comunidad Viajera